La medición de los valores procedentes de las estaciones Sencrop es el fruto de una reflexión basada tanto en la teoría y el rigor científico como en la experiencia de nuestros usuarios. Desarrollamos continuamente nuevas funciones para mejorar la precisión aproximándonos todo lo posible a la realidad y a los problemas de las explotaciones agrícolas.

Temperatura e higrometría

Las mediciones de temperatura y de higrometría se han concebido para garantizar la mejor fiabilidad. En el interior de la carcasa meteorológica, la estación dispone de tres sensores, cada uno de los cuales mide de manera independiente los valores de temperatura y de higrometría. La información transmitida al usuario se corresponde con la media de los valores medidos por los sensores.

De esta forma, si uno de los tres sensores sufre una avería, el fallo puede identificarse fácilmente, y la información transmitida al usuario solo procederá de los otros dos sensores. En general, un sensor que sufre una avería (a causa de una gota de agua, de una humedad demasiado elevada, etc.) suele funcionar de nuevo al cabo de varias horas.

Los tres sensores están colocados en el interior de un abrigo meteorológico que ha sido diseñado y concebido por Sencrop. Esta carcasa tiene por objeto favorecer los intercambios con el exterior (aumentar la renovación del aire) sin que se vean afectados los valores medidos. La carcasa meteorológica protege principalmente de las inclemencias del tiempo, así como de los insectos y de las arañas.

Pluviometría

La medición de la pluviometría se ha concebido para obtener la mejor precisión. Las precipitaciones se recogen en el colector, cuya superficie se encuentra dentro del intervalo recomendado por la Organización Meteorológica Mundial en 2018. El ángulo del colector se ha diseñado de tal forma que evita que las gotas de lluvia caigan fuera del recipiente.

La forma del colector también se ha concebido para que la medición de la lluvia se vea afectada lo mínimo posible por la acción del viento. En el interior del colector, se encuentra un filtro para proteger el sistema de medición de cualquier elemento exterior y permitir una limpieza sencilla y rápida.

El sistema de medición de la pluviometría es un sistema basculante de doble balancín. Una vez filtrada, el agua llega hasta el doble balancín. Una acumulación baja, pero suficiente, de agua activa la báscula del balancín, lo que hace subir el contador de lluvia.

Además de la medición aproximada, se emplean varios algoritmos para corregir ciertas desviaciones entre el valor medido por el dispositivo y el valor real. Un algoritmo permite especialmente compensar el agua que queda en la superficie del colector o que se evapora. También se tienen en cuenta las gotas de lluvia diminutas.

Ráfagas

Los anemómetros Sencrop proporcionan información sobre las ráfagas de viento. Este valor se corresponde con la velocidad máxima del viento en un período de 1 segundo. La ráfaga no constituye simplemente la velocidad máxima que se ha medido durante un intervalo de tiempo prolongado, sino una verdadera ráfaga registrada en un segundo.

Humectación

El diseño del sensor de humectación del Leafcrop se basa en la biomimética, es decir, en la imitación de la naturaleza a través de la tecnología. El sensor se ha diseñado para ofrecer valores lo más próximos posible a un árbol o a una cepa real. El sensor se presenta en forma de hoja y permite medir la humectación. La humectación de las hojas se refiere a la cantidad de agua libre en la superficie de la hoja o, más concretamente, a si está o no «mojada». Se trata de un dato fundamental dentro del contexto de la prevención y de la protección frente a las enfermedades, especialmente las producidas por hongos (mildiu, moteado, etc.).

La detección del agua se efectúa mediante la modificación de un campo eléctrico. El Leafcrop detecta las variaciones del campo eléctrico de manera muy precisa. La decisión de optar por un campo eléctrico en lugar de un papel permite detectar desde la primera gota de agua, y no después de que el papel esté suficientemente empapado. Esta solución evita el uso de consumibles, lo que reduce el mantenimiento del producto.

En una tesis sobre el tema «Leaf Wetness Duration Modelling Using Adaptive Neuro Fuzzy Inference System» (Modelización de la duración de la humedad de la hoja mediante el uso de un sistema adaptativo de inferencia neurodifusa) de cuatro meses de duración, se observó que la desviación media entre la duración de la humectación real y la medida por el Leafcrop ascendía a 7 minutos y 30 segundos, lo que lo convierte en el sensor de humedad de la hoja más fiable del mercado en la actualidad.

Fuente: Abdullah, 2016

Asimismo, el uso de un campo eléctrico permite distinguir diferentes umbrales de humectación. El usuario final debe conocer estos umbrales en función de su experiencia y de su tipo de cultivo. En general, estos niveles están relacionados con una humectación de las hojas más o menos intensa.

Por último, el sensor se sitúa en las hojas, en el lugar donde se quiera conocer las condiciones, siguiendo las recomendaciones de colocación indicadas en el artículo «¿Cómo y dónde instalar los diferentes elementos de mi estación Leafcrop?», disponible en la sección de preguntas frecuentes. Los sensores de humedad y de temperatura también pueden colocarse dentro del follaje, lo que permite realizar la medición directamente en el lugar donde haya aparecido la enfermedad, y no fuera del vergel o de la parcela.

Fuentes:

ABDULLAH, Fatthy Amir, 2016. Leaf Wetness Duration Modelling Using Adaptive Neuro Fuzzy Inference System (Modelización de la duración de la humedad de la hoja mediante el uso de un sistema adaptativo de inferencia neurodifusa). https://openrepository.aut.ac.nz/handle/10292/10192.

ORGANIZACIÓN METEOROLÓGICA MUNDIAL (OMM), 2017. Guía de Instrumentos y Métodos de Observación Meteorológicos. ISBN 978-92-63-30008-9 https://library.wmo.int/doc_num.php?explnum_id=3664

¿Encontró su respuesta?